Entregas de virtuosos validan propósitos de Festival Leo Brouwer

Por: Redacción Informativa CMBF Del Escenario

De supremo se ha calificado el momento que regaló en La Habana el 4to. Festival Leo Brouwer con la actuación del bosnio Edin Karamazov a quien el cubano dedicara una reciente pieza para su archilaúd.

La Sonata para archilaúd fue momento especial en el programa Desde el Mediterráneo que ofreció el acontecimiento durante sus primeras jornadas con el preestreno mundial de la pieza.

Desde la magistral interpretación lograda a la par de todos los afluentes tímbricos y armónicos que Brouwer aportó al instrumento, Karamazov entregó uno de los momentos más esperados del acontecimiento previsto hasta el 13 de octubre.

Se le escuchó del mismo modo en el Estudio Sencillo No. 17 para guitarra del propio Leo que además propuso aplaudidas versiones sobre las canciones de Silvio Rodríguez Y nada más, Mariposas y Buena mañana tenga febrero que cantó Augusto Enríquez en compañía del archilaúd del celebrado bosnio.

Es que, si algo propicia el Festival de Música de Cámara, es la presencia de notables en los escenarios.

De tal modo lo vislumbró el propio Brouwer al dar a conocer la nómina de intérpretes que participarían en la nueva edición.

La confirmación celebró entre tantos la presentación de Ernán López-Nussa en el trío que conforma junto al bajista Gastón Joya y Enrique Plá, en la batería, cuando aportaron al disfrute Madre Scarlatti, Scarlatti jam que compuso el pianista y su versión de la antológica A la antigua, de Ernesto Lecuona.

Pero si de diálogos musicales se trata, en formato de dúos o tríos que propone la realización habanera, ha destacado asimismo el aporte de Niurka González y Marco Lo Russo en sus entregas desde la flauta y el acordeón sobre la sección final de La región más transparente, de Leo Brouwer.

Antes el italiano recreó con los inigualables acentos de su instrumento, selecciones de la ópera El barbero de Sevilla, de Rossini, y deleitó en Paisaje cubano con campanas  que también compuso Brouwer.

Marco Lo Russo validó del mismo modo su impronta jazzística en su dúo con Gastón Joya al interpretar Carrillón e In Parte… e Mistero, del propio acordeonista, que de esta manera tuvo su estreno en Cuba.

En modo similar repercutió su actuación junto a la Orquesta de Cámara de La Habana, en Postimo para orquesta de cuerdas y bandoneón que compuso Luis Bacalov, y en su unión con el actor Osvaldo Doimeadiós al hacer El Tango de Jorge Luis Borges.

La concertación de paradigmas en la ejecución instrumental permitiría que se unieran Lo Russo, Ernán López-Nussa, el guitarrista Joe Ott, Niurka González, el flautista Manuel Vivar y Alejandro Martínez en el cello.

Esos propósitos del Festival Leo Brouwer de Música de Cámara, al validar realizaciones de escasa presencia en los atriles del país y conminar simbiosis interpretaciones de tanto valor, jerarquizan con su impronta los acentos de estas jornadas para bien del género.

Otros más, por venir en los días siguientes, ratificarán la esencia del acontecimiento en el maridaje perfecto de músicas inteligentes que lo identifica.

Fuente: CMBF, Radio Musical Nacional

Disponible en: http://www.cmbfradio.cu/articulo.php?art=811

Año: 
2012
Mes: 
Octubre
Dia: 
9
Niurka González, 2010. Todos los derechos reservados.
Diseño y Programación: Manuel Alejandro Gil